La sociedad cría neuróticos: neurosis, una enfermedad social

Al tratar el tema de la neurosis es probable que aparezcan en tu mente palabras como TOC. El trastorno obsesivo compulsivo es una de las más comunes neurosis aunque, ni de lejos, la única. Lo cierto es que la sociedad actual se lleva el premio a la generación de individuos neuróticos. En mayor o menor medida, no hay un solo individuo en los entornos urbanos que no haya padecido o vaya a padecer algún trastorno que pueda tacharse de neuroticismo. Más aún, nos aventuramos a afirmar que quién escribe o lee estas líneas tiene en mayor o menor medida una tendencia clara hacia la neurosis. ¿En qué nos basamos? ¡Cierra la puerta al entrar!

¿Qué es la neurosis y por qué es una enfermedad social?

La sociedad cría neuróticos: neurosis, una enfermedad social

El psicoterapeuta Jose Luis Cano Gil nos da algunas claves bastante acertadas acerca de lo que es la neurosis aunque, obviamente, su solución es bastante más compleja de lo que pueda parecer. El planteamiento es muy interesante por lo que lo reproducimos algunos fragmentos a continuación;

1) La neurosis es un conflicto. Ciertamente, se trata del resultado de un conflicto, generalmente inconsciente, entre los sentimientos que el sujeto siente realmente pero no se atreve a admitir y mostrar  y los sentimientos/conductas que se cree obligadoa expresar. 

2) La neurosis es un bloqueo. La persona no puede fluir y adaptarse con facilidad a la realidad, se “atasca”, fracasa aquí y allá (pareja, trabajo, relaciones sociales, proyectos, felicidad, etc.), sufre mucho por todo ello. Como resultado, sus síntomas se realimentan y perpetúan.

3) La neurosis es una defensa. ¿Contra qué? Precisamente contra sus dolores más secretos e insoportables: su desamor, sus traumas, sus miedos, sus sentimientos reprimidos, su infancia perdida para siempre, su responsabilidad de hacerse cargo de sí mismo/a, etc.

4) La neurosis es una estrategia. Paradójicamente, los síntomas neuróticos ofrecen también sus ventajas, pues dan al sujeto la oportunidad de ser el centro de atención, reclamar amor y mimos, dominar el entorno, evitar la vida y las responsabilidades, etc. Así, el neurótico, por comodidad y pereza inconscientes, se resiste sin saberlo a “curarse”.

5) La neurosis es inmadurez. Todo lo anterior es una manifestación y, a la vez, un reforzador del secreto infantilismo -o narcisismo- del neurótico que, en el fondo, no es más que un niño asustado estancado en el pasado, evitando la vida, renunciando a su libertad. El neurótico, en suma, paradójicamente aferrado a su problema, se resiste a crecer.

Motivos sociales de perpetuación de la neurosis

La sociedad cría neuróticos: neurosis, una enfermedad social

Es por todo esto que la neurosis no propone un tratamiento fácil, ni mucho menos. En este caso, hablamos de psicoterapia pero lo cierto es que hay miles de casos que atestiguan una incapacidad del individuo para dejar atrás sus miedos y afrontar la vida. Estas son algunas de las clásicas razones:

Comorbilidad: Muchas veces existe dependencia emocional o codependencia de varios individuos. Esta codependencia conlleva que unos y otros se estanquen en sus respectivos miedos impidiendo a ambos seguir adelante.

Comodidad: Es otro de los motivos y está muy vinculado al hecho de que la neurosis no deja de ser una estrategia de vida. La persona se “acostumbra” a su situación y solamente los cambios a su alrededor pueden perturbar su paz. Sin embargo, cuando sucede, la persona suele tener a más codependientes esperándola.

El gran inconveniente es que una neurosis llevada al extremo supone un trastorno de personalidad en el mismo momento en el que la persona se ve inhabilitada en sus tareas diarias (pareja,amigos,familia,trabajo…etc) por el hecho de tener esa fobia o miedo. Estos trastornos de personalidad son la depresión, el TOC, la agorafobia, los trastornos de personalidad como el TLP, entre otros.

Imágenes: neuróticosanonimos .

Alex Bayorti

"Todos somos aficionados. La vida es tan corta que no da para más". Fue Charles Chaplin quién mencionaría esta frase en "Candilejas", una de mis películas preferidas de este genio polifacético. Aprende, fracasa, vuelve a aprender porque ya conocemos el final de esta obra pero el desarrollo está aún por decidirse... - De Alex Bayorti para tí ;)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.