El verdadero por qué las mujeres musulmanas llevan velo

A menudo, el ser humano condena antes de comprender, juzga antes de comparar y obvia comportamientos propios o más cercanos que han sido normalizados “porque si”. Y es que así como en Occidente el huevo de gallina es un alimento común, por ejemplo, en Oriente es poco menos que una aberración. A fin de cuentas estamos comiendo el aborto de una gallina. ¿En serio esto es delicioso? El uso del velo entre las mujeres musulmanas es, en términos religiosos, un tema que ha provocado una gran oposición por parte de la sociedad occidental y que está fuertemente ligado a una represión machista pero, ¿De verdad conoces el verdadero uso del velo más allá de los regímenes totalitarios – que, por cierto, los hay en todas partes -?

Claves para entender por qué las mujeres musulmanas llevan velo

el uso del velo en la mujer

En la Europa actual, la norma es lo que aparece en “Mujeres y hombres y viceversa”; un desfile de mujeres enseñando lo máximo posible y vestidas para desvestir, que enarbolan la bandera del no-feminismo creyendo que ser feminista consiste en llevar la falda más corta de toda la discoteca – la libertad conlleva responsabilidad y cerebro y, desgraciadamente, si se carece de ambos, hay pocas salidas -, el velo de la mujer árabe se yergue como un enemigo común para Occidente. Es el símbolo árabe de la represión, del feminicidio y del patriarcado. ¿En serio va de eso la cosa? Eso es lo que trataremos de esclarecer porque, al entender de algunos, es muy divertido que el hiperconservador Estados Unidos dé “Carta blanca” a Arabia Saudí mientras que condena el uso del velo por parte de la población marroquí residente en Francia, por ejemplo. ¡Vamos a ello!

El hiyab o el uso del velo de la mujer árabe; el caso marroquí

Para empezar, el pueblo árabe es como decir; el pueblo europeo. No existe un pueblo árabe de la misma manera que no se puede crear una homogeneidad de creencias religiosas y culturales en todo Europa. Ni siquiera entre los “yonkis del patriotismo” estadounidenses es viable una sola designación. Y es que en la variedad se encuentra el saber y en él encontramos ortodoxos católicos, católicos no practicantes, protestantes, anglicanos, ateos y muchos otros. Hay también judíos y agnósticos. Vaya, que hay de todo.

El nuevo hiyab aparece en los años 80, tiempo después del fracaso de los experimentos colonizadores de Europa. No pretende regresar a los patrones tradicionales sino crear un estado árabe moderno alejado de las prescripciones occidentales. La moda es la clave para entender esto; la barba en el hombre y el hiyab en las mujeres. Actualmente, el hiyab es una opción en Marruecos, no una obligación. Solamente hay que ir allí para entenderlo.

el uso del velo en la mujer

Pues bien, dentro del pueblo árabe hay mujeres más y menos ortodoxas, que usan el velo por cuestiones religiosas o porque quieren. Se da un hecho muy curioso, por ejemplo, entre la población marroquí; las jóvenes que se ponen el hiyab y las madres o abuelas no lo llevan. La libertad de decisión – si eres religioso, para los que no lo somos no tiene sentido ni esto ni el voto de castidad de las monjas – es lo que prima en numerosos países árabes. Por supuesto, si vas a un país con un régimen totalitario te encontrarás con que la opción de usar velo es la obligación de usar velo pero, ¿Acaso eso no sucede en la religión musulmana, en la católica y en, prácticamente, todas las religiones históricas?

¿Te interesan las ciencias sociales y quieres conocer más del mundo que te rodea? No dudes en leer este nuevo estudio que asegura que hombres y mujeres son iguales. Enjoy!

Imágenes: Elmed , theislamicmonthly .

Alex Bayorti

"Todos somos aficionados. La vida es tan corta que no da para más". Fue Charles Chaplin quién mencionaría esta frase en "Candilejas", una de mis películas preferidas de este genio polifacético. Aprende, fracasa, vuelve a aprender porque ya conocemos el final de esta obra pero el desarrollo está aún por decidirse... - De Alex Bayorti para tí ;)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.